¡Arriba los corazones!

"Sed tengo", "Sitio" en latín, es una de las siete palabra de Jesús en la Cruz. Es Su disponibilidad que convoca a la nuestra, invitándonos al “sacrificio de la alegría”: a “hacer de tripas corazón”, para mirarlo a Él.

¡Arriba los corazones! es una frase de aliento que nos remite al "Elevemos el corazón" de la Misa, que nos dispone para el sacrificio, dejando que Él nos dirija.

viernes, octubre 15, 2010

Solveigs sang, La canción de Solveig. La fidelidad matrimonial, anclada en el Cielo


Canta Barbara Hendricks


Kanske vil der gå både Vinter og Vår,                      El invierno se podrá ir y la primavera
og næste Sommer med, og det hele År,                  y luego el verano, y todo el año,
men engang vil du komme, det ved jeg vist,              pero un día volverás, lo sé bien,
og jeg skal nok vente, for det lovte jeg sidst.            Y yo te esperaré, como lo prometí.

Gud styrke dig, hvor du i Verden går,                      Que Dios te fortalezca si por 
                                                                           el mundo vas,
Gud glæde dig, hvis du for hans Fodskammel står.  Que Dios te bendiga si estás 
                                                                           a sus pies.
Her skal jeg vente til du kommer igjen;                    Yo te esperaré hasta que te 
                                                                           acerques a mí.
og venter du hist oppe, vi træffes der, min Ven!        Y si estás en lo alto, allí 
                                                                           te encontraré, amigo mío!                                                                     

La canción de Solveig, de la suite No. 2 "Peer Gynt" (op. 23 no. 19) de Edvard Grieg es un clásico noruego y universal.  La música de Grieg es incidental al drama del mismo nombre de Ibsen, que relata las andanzas legendarias de este personaje noruego, al que José Enrique Rodó le dedica el capítulo XXV de Motivos de Proteo.  También Gabriela Mistral se inspira en los sentimientos de Solveig para escribir un sugerente poema.

Solveig, como la arquetípica Penélope, honra el sentimiento de la fidelidad matrimonial y la alegría que proviene de su verdad, anclada en el Cielo, que se pierde en la absurdamente alicaída imagen actual de Penélope, la que toda marrón espera en la estación, como un signo de los descreídos tiempos post-modernos.  Pero a pesar de la mala prensa, la verdad perdura, con su asidero eterno.  Y el arte sigue a su servicio.


No hay comentarios.: