¡Arriba los corazones!

"Sed tengo", "Sitio" en latín, es una de las siete palabra de Jesús en la Cruz. Es Su disponibilidad que convoca a la nuestra, invitándonos al “sacrificio de la alegría”: a “hacer de tripas corazón”, para mirarlo a Él.

¡Arriba los corazones! es una frase de aliento que nos remite al "Elevemos el corazón" de la Misa, que nos dispone para el sacrificio, dejando que Él nos dirija.

miércoles, mayo 23, 2012

CONOCER PERSONALMENTE A BRUCE SPRINGSTEEN - EN RESPUESTA A UNA ORACIÓN

El texto siguiente apareció como comentario en el Blog del Padre Fortea, en el día de ayer.  Como siento que encierra un "pequeño" gran mensaje, creo que merece destacarse especialmente.  Así es que lo incluyo como entrada en este blog:


CONOCER PERSONALMENTE A BRUCE SPRINGSTEEN Y DANDO A CONOCER A DIOS A LOS DEMÁS:


Lo prometido es deuda. Te dije San Josemaría que si me concedías la gracia te lo publicaría y como tantísimas veces me has ayudado tanto en cosas graves y urgentes hasta los más pequeños detalles en mi vida cumplo lo poquito que te ofrecí. En esta ocasión atendiste una de esas cosas que hacen ilusión sin ser muy importantes, pero más importante que obtener la gracia en sí es ver la grandeza de Dios en demostrar que para ÉL no hay nada imposible. Como ya publiqué hace 3 años porque también me lo concedió, fui a ver el concierto de BRUCE SPRINGSTEEN, y después me acerqué al hotel donde se hospedaba con la esperanza de saludarle personalmente, hacerme una foto con él y los miembros de su banda y pedirles un autógrafo. Dicho y hecho, si lo conseguí hace tres años, ahora otra vez en Sevilla tras el concierto del 13 de mayo de 2012 conseguí nuevamente lo que buscaba. Es verdaderamente difícil hacerlo, porque sus guardaespaldas no dejan aproximarse a la gente. Son miles los fans que se acercan de golpe y a todos no puede atender. Por seguridad son personajes poco accesibles. Solo recé con confianza la estampa de San Josemaría, y la llevé en todo momento en mi bolsillo junto a mi corazón. Tuve la certeza absoluta de que lo iba a conseguir, como así fue. Me hice amigo de un matrimonio de catalanes muy simpáticos que vinieron a ver el concierto. Me contaron que lo habían ido a ver en más de 100 ocasiones, en USA, España y varios países de Europa, pero jamás consiguieron hacerse un foto con él, era algo que se había convertido casi en una obsesión para ellos. Durante la espera me vieron mover los labios y me preguntaron qué hacía yo. Les contesté sin ningún complejo que estaba rezando. Al poco se cumplió el sueño que tanto buscaban y se hicieron unas fotografías con Bruce al igual que yo. Me abrazaron emocionados casi llorando. Curiosamente en ese mismo momento se cruzó conmigo un sacerdote muy joven vestido de negro con su clerigman y le pedí por favor me diera su bendición. Mis amigos me preguntaron si lo conocía y qué había hecho, les dije que no lo conocía y que simplemente le pedí su bendición.
Al día siguiente este matrimonio de ahora amigos catalanes me llamaron para decirme que habían entrado en un templo para ponerle un velón inmenso al Señor como agradecimiento por haber conseguido aquello que les parecía tan imposible y que al lado mío había sido tan fácil, no por mí, sino por la intercesión de San Josemaría. Creo que la forma en como sucedieron las cosas, metiendo a Dios por medio les hará reflexionar y ójala acercarse más a Dios. Nunca olvidemos como dice el Salmo 126 que el esfuerzo humano es inútil si no contamos con Dios. Tanto si es encontrar un trabajo, la pareja de tu vida, recuperar la salud, o conocer a Bruce Springsteen en persona…, etc.  Pon a Dios lo primero, y si no es concedido lo que se pide sencillamente es que era algo que nos perjudicaba. De hecho tras el concierto me quedé en Sevilla para hacer mi retiro espiritual anual y poner cada cosa en su sitio. A Dios el primer lugar, por encima de todo como se merece.


Salmo 126
Si el Señor no construye la casa,
en vano se cansan los albañiles;
si el Señor no guarda la ciudad,
en vano vigilan los centinelas.
Es inútil que madruguéis,
que veléis hasta muy tarde,
que comáis el pan de vuestros sudores:
¡Dios lo da a sus amigos mientras duermen!
(Aunque no aparece el nombre del  autor(a) del comentario, sí se muestra un enlace a su blog  Jesús es mi vida, diario de una madre imperfecta)

No hay comentarios.: